Raúl de Molina confiesa algunas de las secuelas que le dejó el coronavirus

Raúl de Molina aseguró que el covid-19 le dejó unas secuelas al respecto y que su esposa comentó sobre eso

Raúl de Molina

Raúl de Molina, presentador de 'El Gordo y la Flaca' Crédito: David Becker

Raúl de Molina, mejor conocido por ser el gordo del programa de Univision de ‘El Gordo y la Flaca’, ha tenido posiciones muy fuertes en los últimos meses con respecto a las flexibilizaciones en contra del COVID-19. Así lo ha dejado saber varias veces en el espacio televisivo, donde ha tenido distintas discusiones con su compañera, Lili Estefan, sobre eso.

A esto, explicó el por qué se había ausentado en las últimas semanas del programa, debido a que había dado positivo para coronavirus durante su viaje a España, específicamente en la ciudad de Madrid. Ahora que esta de regreso, la estrella de televisión dio varios detalles de su viaje y cómo pasó el virus en el extranjero.

Admitió que no fue cómodo para él tener el covid-19, pero que ahora tiene unas secuelas muy fuertes. Sin embargo, esto lo dijo en forma de broma. “Esto no es un chiste, las manos a veces se me duermen de noche… Los dedos estos desde que me dio la COVID-19 los tengo medio dormidos. Mi esposa (Mily de Molina) cuando se entera de esto el otro día me dice: ‘¡Dios mío otra parte del cuerpo más dormida! ¿Qué voy a hacer?'”, comentó entre risas.

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

Suscribirse implica aceptar los términos y condiciones

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Y aunque ahora lo dice con un buen sentido del humor, antes se pronunciaba de una manera muy seria con respecto al tema. Pues, en una oportunidad, estuvo criticando a quienes no usaban mascarillas en eventos públicos como, por ejemplo, conciertos al aire libre que están en boga desde el año pasado.

“El que quiera salir que salga y se divierta”, expresó la rubia cuando estaban hablando sobre un concierto que se realizó en Los Ángeles, California. Indicó que al virus hay que tratarlo como ‘un catarro’, ya que poco a poco iba perdiendo su fuerza. “Si se lo trata como un catarro común se va debilitando”, señaló.

Asimismo, fue el mismo de Molina quien contó que una vez su esposa intentaba ir a una reunión social, pero que él no la dejó porque varias personas que iban a participar no estaban vacunadas. En este sentido, también puso el ejemplo de un conductor de televisión que se puso la tercera dosis de la vacuna, pero que terminó hospitalizado.

“Se salvó por la vacuna, se salvó por la vacuna, no por el sistema inmune”, resaltó Lili Estefan.

En esta nota

COVID-19 El Gordo y la Flaca Madrid Raúl de Molina Univision

Más sobre este tema

Contenido Patrocinado

Enlaces patrocinados por Outbrain