Mauricio Ochmann: su dura vida entre la adopción y el alcoholismo

Durante una entrevista que sostuvo con la periodista Mara Patricia Castañeda hace dos años, Ochmann reveló detalles de su vida personal. Hace unos días, la intervención volvió a surgir en las redes sociales

Mauricio Ochmann

Mauricio Ochmann lleva una excelente relación con su exmujer. | Mezcalent

Fue dos veces adoptado y antes de cumplir los 10 años había probado el alcohol. No fue hasta los 28 años que el actor mexicano, Mauricio Ochmann, hoy con 43 años, pidió ayuda y se metió a un centro de rehabilitación para atacar lo que calificó como “fantasmas y esqueletos”.

Ochmann le contó a la periodista Mara Patricia Castañeda hace dos años cómo fue su vida en una entrevista muy personal. Sin embargo, la intervención volvió a surgir en las redes sociales hace unos días para recordar las raíces del actor, en marco de las noticias de su nueva relación con Paulina Burrola y su reconciliación con su exesposa, Aislinn Derbez.

Su nacimiento se dio en Washington D.C. y su madre biológica lo dio en adopción. Una pareja mexicana, pero radicada en esa ciudad, lo incluyeron en su familia pero al cabo de unos meses se divorciaron. “Ellos se divorcian cuando yo tenía año y medio y mi mamá me trae a México”, contó el actor y relató que su infancia surgió entre Querétano y Celaya hasta que su madre se casó con el señor Ochmann, por quien tiene el apellido de hoy en día.

Y es que durante los dos procesos de adopción que tuvo antes de cumplir los 10 años, también cambió su apellido. “El Ochmann fue mi segundo papá adoptivo y a los 11 años se legalizó. Finalmente se dio el apellido porque primero yo era Sánchez”, explico. Su padre Sánchez lo volvió a ver años después que este regresara a Ciudad de México y el actor viviera allá. “Hicimos una muy bonita relación que hasta el día de hoy nos llevamos súper bien”.

Pero sus problemas familiares no solo fueron motivo de sus bajones emocionales, sino también su adicción al alcohol. En la entrevista, el mexicano aseguró que tenía “muchos esqueletos y fantasmas adentro”. Cuando tenía ocho años, vio por primera vez una cerveza y todo lo que estaba viviendo se “cayó en perlas” porque “amortiguaba el dolor”. Por lo que el pequeño Ochmann empezó a tomar las riendas de su vida una vez que nació su primera hija Lorenza (quien hoy tiene 17 años) a los 28 años.

“Fue creciendo hasta que llegó un momento en el que tuve que levantar la mano y pedir ayuda, porque estaba ya en un camino de excesos y de una muerte lenta inconsciente”. Por esa razón, el actor tuvo que internarse en una clínica y empezar a ser el padre “y el ser humano que quería ser y que soñaba: el papá que es responsable”.

En esta nota

Aislinn Derbez Mauricio Ochmann Paulina Burrola

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

Suscribirse implica aceptar los términos y condiciones

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Más sobre este tema

Contenido Patrocinado

Enlaces patrocinados por Outbrain