Conoce las reacciones que puede causar el botox en el rostro a partir del caso de esta influencer

Una de las alternativas preferidas por muchas mujeres latinas es el uso de botox para reestirar la cara, pero no saben que dentro de todo puede causar en muchas personas reacciones adversas

Lyn May

Lyn May | Vía Mezcalent ©

Luego de que la influencer oriunda de Chicago, Whitney Buha decidiera inyectarse botox en el rostro para estirarlo una vez que cumplió 30 años, muchas cosas fueron las que le sucedieron, y no se imaginó jamás que aquello a lo que recurrió para poder mejorar la apariencia de su cara, terminaría por ocasionarle una deformación que pudo haber terminado peor.

Cuándo se percató una inflamación estaba lastimando su ojo y al consultar con un médico pudo concluir con el hecho de qué era una reacción adversa del botox inyectado en esa zona que estaba previsto para estirar las comisuras que se hacen justo a un costado de las cuencas de los ojos, y fue a partir de ese momento que la mujer comenzó un camino de terapias y rehabilitaciones físicas para poder volver a tener su rostro de manera correcta.

El caso de Whitney es uno de los tantos casos conocidos y desconocidos sobre las consecuencias que para muchas personas puede acarrear el hecho de recurrir a procedimientos estéticos, cirugías plásticas o tratamientos que no han terminado, pese a los años de su uso, de ser comprobados y re aprobados por alguna autoridad en materia de calidad de salud.

Para ampliar más los horizontes del conocimiento debemos entender que es el botox: la toxina botulínica mejor conocida como el botox es una sustancia capaz de paralizar músculos para evitar su contracción y eliminar así la formación de imperfecciones que van desde las arrugas causadas por la gesticulación facial o la edad hasta las marcas que pueden surgir por algún tipo de cicatriz o golpe que dañe una zona específica sobre todo en el área del rostro.

En algunos portales sobre los cuales se habla de salud estética, varios han sido los que han coincidido que la aplicación de inyecciones de botox puede causar a la larga problemas menores a mayores, que van desde una simple mancha o deformación hasta la infección del tejido sano en el cuerpo e incluso la sobre producción errónea de células en el cuerpo, que prácticamente se convierte en un cáncer.

Dentro de los efectos secundarios más frecuentes en cuanto al uso de la sustancias que componen el botox se encuentran la rinitis, la tos, irritaciones en la garganta, dolores de cabeza, pérdida de sensibilidad de la piel, malestar general, fiebre y en ocasiones dificultad para tragar Y cierta percepción de debilidad muscular, los cuales todos los mencionados son dentro del grupo de los síntomas leves.

Por otra parte las complicaciones deben ser tratadas con urgencia por un médico especialista que hacía un cirujano plástico o cualquier otro médico general o con especialidad en enfermedades de la piel, mismas que son las más desarrolladas en cuanto a la relación con el uso de este método.

Una de las principales observaciones que han hecho muchas personas que han utilizado grandes cantidades de esta toxina por tiempos prolongados se han percatado de qué en algún momento la sustancia comienza ejercer un efecto contraproducente para el cual fue diseñada en la que una excesiva parálisis e influencia en el músculo hace que éste se debilite y lejos de estirarse comience a aflojarse, todo lo contrario, propiciando que se vean los rasgos de la cara por demás maltratados e incluso de un aspecto muy añejo.

así que ya sabes, si quieres recurrir a métodos artificiales o a la mano del hombre para poder deshacerte de aspectos que conforman la forma de tu rostro y piensas recurrir a las inyecciones de botox consulta con más de un doctor cuáles son las posibilidades y hasta las pruebas necesarias previas para que tengas la certeza de poder aplicarte la sustancia, de lo contrario, puedes terminar viéndote como Lyn May.

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

Suscribirse implica aceptar los términos y condiciones

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Más sobre este tema

Contenido Patrocinado

Enlaces patrocinados por Outbrain